ÚLTIMAS
PUBLICACIONES

¿Es la inteligencia artificial un riesgo para la sociedad?

Los cambios significativos y profundos que traen consigo las innovaciones tecnológicas como lo es la inteligencia artificial, suelen suscitar preocupación por consiguiente riesgos para la sociedad. Pero, por desgracia, la idea de que las máquinas vienen a quitarnos el trabajo es una idea que suele surgir con cada disrupción tecnológica.

La tecnología más disruptiva de este fenómeno que estamos viviendo es la IA (Inteligencia Artificial). Va acompañada de desarrollos en robótica y otras innovaciones emergentes que producen cambios sustancialmente inéditos. Las máquinas y los algoritmos son cada vez más capaces de igualar y superar múltiples capacidades específicas reservadas exclusivamente al entendimiento humano.

Estas transformaciones sustanciales han configurado la naturaleza de nuestras actividades cotidianas.

Durante varios siglos, los seres humanos hemos convivido con máquinas que sustituyen o mejoran nuestras capacidades físicas. Ahora, nos estamos adaptando para complementar o sustituir, por una vía artificial, lo que antes hacíamos con nuestra Inteligencia biológica.

 

Los últimos estudios publicados en todo el mundo sobre los avances tecnológicos y su impacto indirecto e imprevisible en el empleo se consolidan en tres problemas específicos.

En primer lugar, los avances en las tareas mecánicas y rutinarias durante la automatización y la aplicación de los sistemas de Inteligencia Artificial, principalmente aquellas tareas regulares o predecibles, son sustituidas.

En esos casos, los trabajadores son reasignados y se les permite dedicarse a tareas más creativas y productivas. Cuando determinados puestos de trabajo resultan redundantes debido a la automatización, la generación de más puestos de trabajo contrarresta estas pérdidas.

En segundo lugar, se están aprovechando las ventajas de las oportunidades y los beneficios. En lugar de considerar la automatización como una amenaza, muchos estudios se centran en los importantes beneficios que supone para el aumento de la competitividad en las economías de los países, especialmente para los países emergentes y en desarrollo.

Tercero. Transición y nuevas competencias. Asistimos a grandes escenarios de transición entre puestos de trabajo o tareas que surgen, otros totalmente transformados y algunos que tienden a desaparecer. Aquí es donde el enfoque desafía a las empresas y a los gobiernos sobre cómo deben invertir, permitiendo que las personas se adapten mejor a los cambios, ya que no se hacen esfuerzos para mantener y fomentar a todos los empleados en las nuevas habilidades.

Lo que todos tenemos que hacer es asegurarnos de que estamos usando la Inteligencia Artificial de una manera que sea en beneficio de la humanidad, no en detrimento de la humanidad.

Tim Cook

CEO Apple Inc

Inteligencia Artificial y el
Desempleo

Cada año, las grandes empresas invierten mucho en el desarrollo de trabajos rutinarios para acelerar el proceso de envío y aportar más ingresos y cuota de mercado.

Sin embargo, aunque la percepción generalizada de la población es pesimista respecto a la Inteligencia Artificial, y estos casos concretos muestran signos de reducción del empleo, este fenómeno no tiene un impacto global.

De hecho, en 2017, la incorporación de robots ha aumentado un 6% respecto al año anterior (33.192 unidades) y ha reducido su tasa de paro.

Al poner la lupa en las industrias manufactureras, observamos una paradoja. Desde 2010, el camino hacia la automatización ha fortalecido a los fabricantes.

Sin embargo, el número de trabajadores del sector de la automoción aumentó en 230.000 entre 2010 y 2015, mientras que se instalaron 60.000 robots industriales en el mismo periodo.

 

Un fenómeno similar ocurrió en ese sector en Alemania. Por ejemplo, durante 2010-2015, el número de puestos de trabajo en la industria de la automoción aumentó de 93.000 a 813.000, mientras que se instalaron 93.000 robots durante ese periodo en el mismo sector.

La tasa de desempleo del país lleva años descendiendo de forma constante (del 8,1% en 2009 al 5,9% en 2020); el último año ha experimentado un ligero aumento debido a la pandemia actual; sin embargo, se prevé que se mantenga prácticamente sin cambios en 2023, al tiempo que aumenta la producción de robots y sistemas inteligentes.

grafica uso inteligencia artificial 2022

Observamos asimetrías, ya que mientras la creciente automatización puede reducir el empleo en algunos sectores, lo aumenta en otros, como en el caso de la industria del automóvil; por lo tanto, es necesario equilibrar las repercusiones económicas y planificar para contrarrestar este fenómeno.

Es casi imposible conocer con certeza las consecuencias de la próxima perturbación industrial, ya que en ella intervienen demasiados factores que dificultan el establecimiento de correlaciones causales con cierto grado de certeza sobre los efectos directos e indirectos en el empleo.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y
LA CREACION DE NUEVOS EMPLEOS

Trabajos centrados en el uso y la mejora de la tecnología.

 Las estimaciones sobre el futuro del empleo muestran que hasta el año 2022 la demanda de mano de obra se centrará en roles como analistas y científicos de datos, desarrolladores de software y aplicaciones, especialistas en IA, expertos en automatización de procesos, ingenieros en robótica, entre otros. Estos empleos están vinculados a la creación, desarrollo y aplicación de robots o sistemas inteligentes.

Trabajo freelance y economía colaborativa.

La gig economy, o economía colaborativa, se basa en el trabajo concreto realizado de forma esporádica, siendo sus principales pilares la flexibilidad, el trabajo online y la descentralización de las tareas.

Dentro de la economía colaborativa, también podemos encontrar el crowd work. Esta modalidad de trabajo consiste en grupos de trabajadores que, desde distintos lugares del mundo, ofrecen a las empresas la posibilidad de desarrollar proyectos en cualquier momento del día y de su comodidad.

Economía empresarial

El concepto de economía emprendedora está vinculado a dos áreas principales. Por un lado, los bienes y servicios generados en el arte, el diseño, la música, la moda, la artesanía y diversas formas de entretenimiento. Por otro lado, las plataformas de innovación y los sistemas que apoyan la creatividad están asociados a la estética, la apariencia de los bienes y servicios y los cambios emocionales de los consumidores.

En el año 2015, el concepto de economía emprendedora se conoce como «Economía Naranja» y supuso la creación de 1,9 millones de puestos de trabajo. Esto podría compararse con la escala de creación de empleo de países como Uruguay o Costa Rica juntos.

inteligencia artificial

COWORKING ENTRE
HUMANOS Y MAQUINAS

Como convergencia entre sistemas de IA, robots y trabajadores humanos o los nuevos «trabajadores digitales». La idea central es crear una «mano de obra con inteligencia aumentada», en la que la IA supere los límites de las habilidades tradicionales.

Sobre esta base, la inteligencia aumentada se basa en una colaboración inclusiva entre ambas partes que presupone dirigir los esfuerzos a establecer cuatro potentes herramientas que se aplican a los principales sectores de las actividades humanas: industrial, manufacturero y de servicios.

– Asistencia inteligente

– La automatización

– Diagnóstico o detección intelectual

– Predicción

Se trata de potenciar y mejorar la eficiencia en áreas que realmente impactan a gran escala.

0
Nuevos empleos

Resumen

Aunque las amplias posibilidades de las tecnologías emergentes han traído consigo las estadísticas sobre el aumento de la robotización, no repercuten en las tasas de desempleo a nivel global en los países con mayor desarrollo tecnológico en este ámbito.

En el sector público, es poco probable que se prevean riesgos sustanciales ante la ola de automatización que llegará en los próximos años. Por el contrario, debemos aprovechar el potencial de la IA y la robótica. Al mismo tiempo, es vital acompañar la transición para que los trabajadores puedan adquirir nuevas competencias y generar ecosistemas fértiles para que las personas vulnerables no se queden atrás.

El mercado laboral exige cada vez más, una mano de obra cualificada con habilidades digitales y creativas para adaptarse a los cambios tecnológicos. Esta adaptación es fundamental, ya que las competencias actuales probablemente quedarán obsoletas en pocos años.

Por todo ello, es de suma importancia que los gobiernos y las empresas tomen conciencia del fenómeno, adopten medidas y aporten mejores incentivos fiscales para el desarrollo sostenible del trabajo humano.

 

Autor

Sergio R. Castillo

Chief  Operating Officer

Reciba las
últimas noticias

Sea el primero en recibir las últimas noticias sobre nuestros servicios y próximos eventos